+506 2750-0518 Cellular 8314-1965

Cariblue Beach & Jungle Resort

UN VIAJE CORTO EN EL PARADISO

  • 1424339_10151514342879229_1750765238_n

Desde la primera llegada de Colón se sabe que Costa Rica lleva tal nombre no por abundar el oro, o escondidas riquezas minerales, sino porque es tal la belleza de sus costas y litorales, que se la debe considerar el tesoro más grande del país. La ventaja que ofrece Costa Rica es que las distancias que separan a la capital San José, de las principales playas y cordones costeros, no significan grave problema ni obligan a costosos desplazamientos, lo que se une a la increíble realidad turística que una persona puede experimentar en un viaje en automóvil al ritmo de 80 kilómetros por hora, y permitirle consumirse en las aguas del Caribe a las 8 de la mañana, emprender viaje a las 10, y estar buceando en las aguas del Pacífico a las 5 de la tarde, todavía con el sol de sobra para broncearse un poco más. La aventura automovilística puede hacerle sentir los caminos del aire, haciendo que la misma distancia entre Puerto Limón en el Caribe y Puntarenas en el Pacífico, se cubra en solamente una hora quince minutos de vuelo en avión expreso. Así queda explicado, cómo es que a algunos turistas, quedan asombrados desde las más altas cumbres montañosas del país, desde donde tienen la visión de ambos océanos a la vez. En el Pacífico y el Atlántico Costa Rica ofrece la mayor cantidad de playas para el turista extranjero, con hoteles e infraestructura como por ejemplo Cariblue Beach & Jungle Resort , un bello hotel que sin estar pegado exactamente a la costa como en otros lugares del mundo, está lo bastante cerca como para que se pueda viajar en pocos minutos, desde un hotel confortable, a extensas playas soleadas todo el año, que limitan con manglares y ríos de inconmensurable belleza, algunos de los cuales son verdaderos santuarios de la flora y de la fauna tropical del país. Sin duda alguna, sus vacaciones pueden ser toda una aventura en las costas de este bello paraje americano.

Cerrar